miércoles, 25 de abril de 2012

XVII Jornadas Castellano Leonesas de Educación Sanitaria

El Colegio Profesional de Diplomados de Enfermería de Salamanca, acoge la celebración de estas Jornadas, hoy y mañana.  Organizadas por Dinero y Salud y el Ayuntamiento de Salamanca, ALCER Salamanca ha participado con una ponencia del Dr. José Antonio Menacho Miguel, del Servicio de Nefrología del Complejo Hospitalario Universitario de Salamanca.
El Salón de Actos estaba completo de asistentes

Una vez presentadas las Jornadas por las autoridades y ante la presencia de numeroso público, Carmelo Martín, Presidente de ALCER Salamanca hizo una presentación de la enfermedad y del ponente, tras lo cual el Dr. Menacho paso a hablar sobre la prevención de la Insuficiencia Renal Crónica.


Un momento de la presentación de Carmelo Martín y otro del Dr. Menacho durante la Ponencia


Este es el resumen de dicha Ponencia“PREVENCIÓN DE LA INSUFICIENCIA RENAL CRÓNICA”
La insuficiencia renal es la pérdida del funcionamiento normal del riñón, un órgano que a pesar de pasar muchas veces desapercibido es absolutamente imprescindible para la vida. Por un lado porque filtra y desecha las sustancias tóxicas que genera el organismo, por otro porque elimina los líquidos que sobran y por último porque hormonalmente evita la anemia y la destrucción del hueso entre otras funciones.
                Las causas más importantes de su deterioro son la edad y dos enfermedades cada vez más frecuentes en la población adulta y anciana: la hipertensión y la diabetes. Entre las tres forman un triángulo que eleva muchísimo el riesgo cardiovascular, es decir, la posibilidad de padecer infartos cardiacos o cerebrales y con ellos la muerte.
De ahí que prevenir la aparición de la insuficiencia renal o frenar su desarrollo sean claves tanto por la magnitud del problema sanitario que supone a ese nivel cardiovascular como el que supone por el de la propia enfermedad renal, que puede derivar en la entrada del paciente en diálisis, algo irreversible y para el resto de su vida salvo que tenga la suerte de poder optar a un trasplante renal.
Además se trata de una patología en crecimiento dada la cada vez mayor esperanza de vida de la población, con lo que su importancia se multiplica conforme pasa el tiempo.
La detección de la enfermedad renal es muy simple, ya que basta un análisis de sangre y de orina muy básico que se puede realizar en cualquier centro de salud. Pero es necesario vigilar y estar atento a su aparición sobre todo en la población de riesgo porque es una patología que no da síntomas hasta que la situación es prácticamente irrecuperable. Porque en contra de lo que se piensa los riñones no duelen.
La prevención de la insuficiencia renal es de tres tipos: 1) evitar que aparezca, 2) frenarla una vez que está presente y 3) evitar las complicaciones cuando ya es irreversible. Y las medidas para ello van desde algo tan simple como beber suficientes líquidos hasta medidas mucho más complejas como tratamientos farmacológicos caros, complejos y molestos para el paciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario